Autonomia 82

  • View
    213

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Suplemento de cultura pop de La Jornada Aguascalientes

Transcript

  • Quincenario sopeado para La Jornada Aguascalientes | #82| Editor: Francisco Trejo Corona | S hay y bien -> autonomia.lja.mx

    En qu piensas cuando te dicen bodas? Hey! Al menos no fue el altar | (CC) http://www.flickr.com/photos/toasty/915288758/

    AMOR Y MATRIMONIOCUESTIONES INCOMPATIBLES?

    El presente escrito es una reflexin sobre el significado contemporneo del amor, su significado original, las expe-riencias y las expectativas individuales en torno a l. La hi-ptesis que deseo defender es la definicin misma de amor: este es, en su expresin ms pura y honesta, una pasin rebelde y transgresora. Esta hiptesis est acompaada de otras intuiciones: que matrimonio y amor, si bien no son contrarios y excluyentes por naturaleza, no van necesaria-mente ligados, al grado que en ocasiones parecen opuestos. Una intuicin ms: el ser humano ha de elegir entre amor y matrimonio, tomando en cuenta que ambos generan ex-pectativas y experiencias completamente diferentes, pero no irreconciliables. Y que, en ltima instancia, el amor ha sido una invencin de poetas y literatos, que no es, de suyo, una experiencia bsica y cotidiana del ser humano, sino un producto de la creacin potica y literaria.

    Por Pvel Ernesto Zavala Medina

    Por qu la duda?

    El amor es una pasin rebelde y transgresora. As fue como se present en los dos momentos ms relevantes de su historia: entre los siglos XI y XIII, en las cortes de amor de Mara de Champaa, y en el siglo XIX, con el movimiento romntico alemn. En ambos momentos, su existencia se hace patente en los poemas de los trovadores o en las nove-las de la lite letrada, y no a partir de la vivencia cotidiana del hombre comn. En ambos momentos, el amor ha ido en una direccin muy diferente a la que sigue el matrimonio.

    Definiendo el amor

    El matrimonio, como sacramento de la Iglesia catlica tuvo una aparicin muy tarda: hacia el siglo XI, con el papa Urbano II, quien pre-tenda realizar una reforma dentro del clero mismo y as reformar la forma de vida del pueblo llano. Una de esas reformas consisti en crear el sacramento del matrimonio, es de-cir, en hacerlo parte del derecho eclesistico. Comenz, por supuesto, con los seores del pueblo: hasta entonces, la nobleza feudal se una en matrimonio movida por el deseo de engendrar herederos, y de asegurarlos: como explica el historiados francs Georges Duby , una de las razones por las que el rey Felipe I hubiese repudiado a su primer esposa y tomado una segunda, casada con su primo el duque de Anjou, era que slo le haba dado un hijo despus de nueve aos de convivencia conyugal, el futuro Luis VI.

    Pero los tiempos eran difciles, y la mortan-dad entre nios y adolescentes era alta: para Felipe era una preocupacin enorme tener un nico hijo, aunque este tuviera once aos de edad, los terratenientes vecinos esperaban la ms mnima debilidad para intentar anexarse

    los territorios del rey Capeto.

    Felipe necesitaba ms hijos para asegurar la continuidad de la estirpe de los Capeto, por ello repudi a su primer esposa y tom en segundas nupcias a la hasta entonces esposa de su primo de Anjou.

    La reaccin del clero? Los obispos y prela-dos de los alrededores asistieron a las nup-

    cias de Felipe y consagraron el nuevo matrimonio. Slo uno no acudi, slo uno desisti: Ives de Chartres, seguidor fiel de Urbano II. Ives mand misivas a Felipe y a sus obispos, para que de-sistieran de la celebracin.

    La razn: tal unin era pecaminosa, y con-taminaba no slo al rey, sino a todo el reino.

    Las consecuencias: Felipe fue excomulgado, perdonado, vuelto a excomulgar y absuelto una ltima vez, cuando se separ, de dientes para afuera, de la esposa ilegtima.

    El surgimiento del matrimonio

    Los enfrentamientos entre el papado, el poder celestial, y los nobles y reyes, el poder terrenal, no ces, pues la santa sede exiga un comportamiento impecable no slo de sus clrigos, sino de los nobles, pues ambos eran el ejemplo seguido por el pueblo, y lo ms importante es la salvacin de las almas de los seres humanos. Sin embargo, lo importante es que, como muestra Duby, el ideal de un matrimonio nico, de una nica pareja,

    no era propia de la mentalidad de esa poca: los nobles se casaban siguiendo el derecho de gentes, un derecho secular, laico, meramente terrenal. No es hasta la reforma de Urbano II que se impone el derecho eclesistico sobre el derecho de gentes en cuestiones matrimoniales.

    Dicho sea de paso, la historia rompe el supuesto cristiano de que los sacramentos se encuentran estipulados en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Ledos con atencin, slo el bautismo por agua se encuentra en las escrituras, y si bien el matrimonio se encuentra sugerido en varios lugares, la visin puede cambiar mucho.Baste decir que el matrimonio como sacramento

    religioso, y por ello regulado por el derecho can-nico, nace hasta el siglo XI, ms como el resultado de la actitud puritana de Urbano que por una ne-cesidad legal o jurdica: la nobleza y el pueblo se haban unido en matrimonio siguiendo sus propias leyes sin ningn problema, sin necesidad de la Iglesia catlica o la religin.

    En ltima instancia, es la visin de un hombre, Urbano, la que conforma el matrimonio, y no la propia experiencia cotidiana de los hombres y mujeres.

    @ModusPavel*Eso dice: Caballero de da, filsofo de noche

    Urbano II

    "El matrimonio, como sacramento de la Iglesia catlica tuvo una aparicin

    muy tarda"

    "El matromimonio surge ms como el resultado de la actitud puritana de Urbano que por una necesidad legal o jurdica"

    La otra boda, la civil, el papel. Papelito habla. |flickr.com/photos/celebdu/274877145/ (CC)

  • AGUAS CON LA BICI: BICICLIDOS EN /AUTONOMA

    PURAS BUENAS INTENCIONES Por Benjamn Crdenas Galaviz

    Mi abuelo sola decir el camino al infierno esta tapizado de buenas intenciones. Al parecer eso fue lo que sucedi en la administracin de Lorena Martnez con respecto a la bicicleta. Me pregunto si el equipo de Lorena, y no la alcaldesa misma, sino los funcionarios involucrados entendieron lo que significa ciclismo urbano, porque a mi parecer el pro-yecto Convibici, que se desarroll de manera semanal por ms de 2 aos, fue mal planeado, mal desarrollado y mucho mal ejecutado, considero a titulo personal. Cuando la poca gente que asista buscaba recrearse, tena que pasar por los filtros de otros programas como actvate, convive feliz, entre otros.

    Asimismo, estuvieron organizados de protagnica en extremo. Aunque en diferentes tiempos manifestaron ciudadanizar este proyecto, jams re-nunciaron al protagonismo los fun-cionarios responsables. Quien enca-bezaba el programa Convibici nunca tuvo la conviccin y visin de los beneficios de la bicicleta para hacer de este espacio un rea real de convi-vencia familiar y mucho menos para promover el uso de la bicicleta como una alternativa moderna de trans-porte. Pero sin duda no dejo de ser una buena intencin.

    Recordemos que al inicio de su ges-tin Lorena suscribi un compro-miso con el ITDP (por sus siglas en ingls Instituto de Polticas para el Transporte y el Desarrollo) capitulo Mxico, al momento de recibir el Manual ce Ciclociudades de manos del embajador de los pases bajos. En ese momento dej en claro que en su administracin se construiran 74.5 km de ciclovas.

    Segn ella, por falta de recursos y apoyo se termin construyendo ni-camente 20 km, por lo que actual-mente la ciudad de Aguascalientes goza de 34km en total. Hay que sea-lar que antes de esta administracin

    ya haban 14 km de ciclovas en muy mal estado, sobre todo la que va a Jess Mara que es responsabilidad de ambos municipios. Aunque se le dio una restauracin, no se aprove-ch ese momento para darle conec-tividad, seguridad y accesibilidad. Al estar en el camelln de una avenida rpida pero cada vez ms congestio-nada, es difcil e inseguro para los ciclistas acceder a ella.

    En lo que respecta a los 20 km cons-truidos por la administracin sa-liente, gran parte se encuentran en la Lnea verde. Lo desafortunado de ello es que son ms que nada vas recreativas nada tiles para transpor-tarse en bicicleta. Para ello se invirti excesivamente cerca de 2 millones de pesos por kilometro. Para proveer diversin es una buena intensin, sin embargo, pudo haberse tenido la visin de que se construyera tam-bin para facilitar el transporte en bicicleta en esa zona, que de hecho es donde ms se utiliza.

    Los kilmetros de ciclova restantes es la construida sobre Alameda. sta

    fue tratada como de segunda clase ya que no recibi el suficiente man-tenimiento si se le compara con lo invertido para el mantenimiento del espacio para carros. (Nota del Editor: Ni hablar de los idiotas taxistas que la usan de paradero). Adems, nunca se ha hecho cumplir el reglamento de trnsito para que exista respeto al espacio para los ciclistas al no multar y quitar a aquellos que invaden estas vas estacionando sus autos.

    No terminaron por entender el valor del ciclismo urbano para la ciudad y como un modo de vida sustenta-ble que es necesario analizar para plantear alternativas y conformar los nuevos esquemas urbanos para el siglo XXI.

    Aun con todo esto, Lorena Martnez es la primer edil que ms ha invertido en la movilidad sustentable, puso el tema en la mesa y dejo precedente para que sea superado por su suce-sor. Albergamos esperanzas de que Antonio Martn del Campo, actual alcalde, entienda el verdadero valor del ciclismo urbano y no slo sume kilmetros y kilmetros de ciclovias tiles y conectivas (que sera lo m-nimo que se esperara). A la postre se necesitan 80 km como mnimo para detonar el uso de la bicicleta, muy lejos del ideal de 300 km que, por ejemplo, goza Bogot, Colombia. Se necesita que Aguascalientes cuente con una infraestructura real e inclu-yente que genere equidad y concien-cia en la manera de transportarse.

    Por lo pronto la organizacin ha te-nido un a