of 84 /84
8/9/2019 Los tesoros de Colima http://slidepdf.com/reader/full/los-tesoros-de-colima 1/84

Los tesoros de Colima

Embed Size (px)

Text of Los tesoros de Colima

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    1/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    2/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    3/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    4/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    5/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    6/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    7/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    8/84

    LA ARQUEOLOGA DE COLIMAMA. DE LOS ANGELES OLAY BARRIENTOS

    A partir de la dcada de los noventa, en sitios como El Chanal y La Campana se realizaron

    exploraciones que permitieron un mejor conocimiento de la arqueologa de Colima.

    LOS BARROS DEL TIEMPO

    El rezago en el estudio de los contextos arqueolgicos de

    Colima no signific, de ninguna manera, que los objetos elaborados por los antiguos pobladores no fueran admiradosde manera tempran a po r el hombre contemporneo. El asombro, sin embargo, no fue acompaado de alguna explicacin que orientara sobre la poca en la que fueron fabrica

    dos, sobre la identidad de quienes los elaboraron o acerca

    de su significado en mbitos culturales alejados de nuestrosparmetros sociales. En los relatos que hablan sobre las piezas antiguas se les describe tan slo como "muecos de bar r o " o como "esculturas de cuadrpedos y figuras h u ma n a s " .Se trata de objetos preciosos que dieron cuenta de un estilodesconocido, fabricado por manos educadas en la recrea

    cin de una naturaleza bella en su primaria simplicidad. Losobjetos que han ido conformando el acervo arqueolgico

    de la regin fueron obtenidos con evidente desorden en razn de la ausencia de una instancia que protegiera e inves

    tigara los ricos contextos arqueolgicos de la regin. Pronto se percibi la existencia de tradiciones cermicas diver

    sas. Entre stas sobresalan las terracotas depositadas comofrendas mortuorias en las cavidades excavadas en las entraas de la tierra -que se conocen como tumbas de tiro- a las que se acceda a travs de un angosto tiro circular.

    PATRIMONIO A LA VENTA

    Al placer de tener objetos bellos en la sala de la casa sagreg, de manera paulatina, la posibilidad de hacer ne

    gocios con viajeros -nacionales y extranjeros- que llegaban a Colima con el nimo de comprar los lotes de obje

    tos recuperados de manera fortuita en las parcelas po t r e r o s . Tanto hacendados como rancheros cobraron conciencia de un novedoso recurso, relativamente fcil de capitalizar. Y si en la temporada de lluvias los campesinoocupaban sus das en la siembra de parcelas propias y aje

    nas, los largos meses de estiaje -de diciembre a junio- lo

    6 / ARQUEOLOGA MEXICANA

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    9/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    10/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    11/84

    cir sobre los contextos culturales de los cuales procedan. Si,como se pensaba entonces, el Occidente era un territoriomarginal, cmo explicar la delicada sensibilidad de sus art e s ano s ? , cmo eludir la evidencia palpable de un dominiomagistral de las tcnicas de modelado, decoracin y coci

    miento?, cmo explicar la consistente presencia de rasgospoco comunes en el co/pus mesoamericano y su evidente conexin con culturas sudamericanas? Si todo el Occidente era

    considerado entonces com o " t a r a s c o " , cmo explicar la convivencia, en un mismo espacio temporal, de tradiciones evidentemente distintas? Como si intuyera las interrogantes queflorecan a la vista de tan esplndidos objetos, Isabel Kelly,

    en su contribucin en la citada mesa redonda, seal que alrecuperar los objetos desdeados por saqueadores en una

    tumba de Chanchopa, en las cercanas de Tecomn, Colima,haba encontrado los restos de una vasija Anaranjado Delga

    do, es decir, fabricada en la cermica tpica de Teotihuacan.Un dato como ste en semejante poca dejaba en claro quelos objetos asociados a contextos de tumbas de tiro pudie

    ron ser elaborados en las primeras centurias de nuestra era,esto es , , hacia 200-300 d.C. As, de la mano de Isabel Kelly,se encontraba el primer indicio de la antigedad de las tradiciones culturales del Occidente mesoamericano.

    CAPACHA

    Varias dcadas ms tarde, hacia los sesenta, como fruto de

    las ltimas temporadas de campo en Colima, Kelly pudo esclarecer y definir -gracias a la utilizacin de la tcnica de fe-

    chamiento del carbono 14- no slo la secuencia cultural deColima, sino tambin su contexto ms antiguo: el denominado Complejo Capacha, contexto cultural equivalente al

    Preclsico mesoamericano. Los materiales Capacha fueron

    localizados en contextos funerarios sumamente sencillos, sinasociacin alguna con tumbas de tiro o con restos de zonashabitacionales. Entre las vasijas ms comunes se encuentran

    las que reproducen, de manera sistemtica, la forma de losbules o guajes. Se trata de vasijas acinturadas, de bocas am

    plias, cuyas paredes exteriores muestran decoraciones quesemejan a un Sol irradiando sus rayos. Adems de estas vasijas, los ms antiguos alfareros de Colima recrearon formas

    singulares como los llamados trfidos, objetos formados pordos o tres vasijas sobrepuestas, unidas entre s a travs de

    delgados tubos. A stas se deben agregar variaciones con lacaracterstica boca de estribo. El hallazgo de semejante for

    ma fue de suma importancia en el camino a dar contenido a

    los eventos que marcaron con su impronta la identidad delos primeros grupos que habitaron la regin. Las fases Val

    divia y Machalilla de la costa ecuatoriana permitieron a Kellycontar con una serie de elementos -tanto genricos como es

    pecficos- para definir el origen de los rasgos que caracterizaran a la cultura material del Complejo Capacha de Colima

    y que influiran, tierra adentro, en tradiciones como la de ElOpeo, en Michoacn, y Tlatilco, en la Cuenca de Mxico.Es claro, en este sentido, cmo esos elementos terminaron

    por constituirse en la raz ms profunda de la tradicin occidental mesoamericana.

    Vasija con forma de perro. Cultura Tumbas deTiro. Preclsico, fase Ortices. Colima. Cermica.

    11.6 x 20.7 cm . Museo de las Culturas deOccidente Mara Ahumada de Gmez, Colima.

    FOTO: CECILIA LVAREZ

    LA ARQUEOLOGA DE COLIMA /

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    12/84

    Vasija con decoracin lineal rojo sobre crema.

    Cultura Nueva Tradicin. Clsico Tardo, fase Colima. Colima.

    Cermica. Altura: 21 cm ; dimetro: 29 cm . Museo de lasCulturas de Occidente Mara Ahumada de Gmez, Colima.

    F O T O : C E C I L I A L V A R E Z

    TUMBAS DE TIRO

    En todo caso, el origen de las influencias permiti explcar, de manera ms puntual, la ndole de los grupos qu

    construyeron la slida tradicin de las tumbas de tiro. tas eran recintos labrados en el subsuelo, en forma de b

    vedas, a los que se acceda por medio de un tiro cuya pr

    fundidad variaba segn lo determinara la dureza del s u e lLos tiros podan conducir a una, dos e incluso tres cm

    ras y los recintos fueron utilizados a lo largo de varios sglos. Segn Kelly, la costumbre de construir tumbas en

    subsuelo comenz en un tiempo que puede ser ubicadentre 400 y 200 a .C, fase designada con el nombre de Otices. Fue en esta etapa cuando se inici la costumbre dfabricar figuras huecas modeladas en barro, as como esplndida narrativa humana elaborada a travs de las c

    nocidas como figurillas slidas.

    CMAL A

    Los materiales ms conocidos del Colima prehispnicson los de la fase siguiente, conocida como C m a l a . El eplendor que lograron los alfareros en esta etapa se ev

    denci no slo en las mltiples y bellas formas de las vsijas modeladas, sino tambin en la decoracin de staLos diseos al negativo y a base de incisiones, la riquez

    expresiva de las figurillas slidas y los mltiples adornoy artefactos realizados en materiales como concha, hu

    so y piedra indican la exquisita habilidad alcanzada plas sociedades pertenecientes a la tradicin funeraria as

    cia da a las tu mba s de tiro.El esplendor artstico que caracteriz a la fase Cma

    lleg a su fin hacia 500 d.C. A partir de entonces, en fase Colima, desapareci la refinada tcnica del modeldo. Entre las nuevas formas se encuentran: cntaros, co

    decoracin rojo sobre naranja y diseos geomtricos; c jetes, con bases tipo pedestal; molcajetes, con fondos i

    teriores decorados con incisiones y punzonados; y tapderas con forma de animales. Kelly encontr evidencrelativa a la paulatina desaparicin de la costumbre de e

    terrar a los muertos en tumbas de tiro, a la aparicin dsitios con arquitectura planificada, as como de las prim

    ras esculturas en bulto fabricadas en piedra, de person jes antropomorfos, sedentes y con la cabeza mirando

    cielo. Las fases siguientes, Armera, Chanal y Periquillo

    pueden ser definidas como momentos en los que las trdiciones culturales de los pueblos del valle de Colima

    sus costas se integraron, de manera plena, a los cnonestablecidos para el resto de Mesoamrica, adaptando el

    mentos caractersticos del Centro de Mxico.

    LAS NUEVAS EXPLORACIONES

    A partir de la dcada de los noventa el Centro INAH Coma comenz a trabajar -con el apoyo de la Universida

    de Colima, la Secretara de Cultura del Gobierno del E

    tado de Colima, la Sedesol y los Ayuntamientos de Co l10 / ARQUEOLOGA MEXICANA

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    13/84

    ma y Villa de lvarez- en sitios con arquitectura planificada, como La Campana y El Chana l .

    La Campana es un asentamiento singular; en l se manifiestan rasgos tpicos del Centro de Mxico y los de una

    tradicin cultural propia. El sitio se construy en un lugaren que haba antiguos panteones de la tradicin de tum

    bas de tiro; la reutilizacin de algunas de ellas es un claro ejemplo del uso de espacios sagrados como va de le

    gitimacin del poder pblico. La planificacin de recintosceremoniales, la constante presencia de espacios destinados a miembros prominentes del poder poltico y la utili

    zacin de smbolos y elementos sacros dan cuenta de lamanera en que la poblacin fue adquiriendo, poco a poco,

    una ideologa propia de sociedades abiertamente jerarquizadas. El anlisis de los materiales recuperados, as

    como su respectivo f e c h a m i e n t o , dar luz respecto al tiempo y los eventos que confluyeron en el surgimiento y esplendor de este notable a s e n t a m i e n t o .

    Hacia 1100 d.C. lleg a las faldas de los volcanes de Colima un grupo procedente del Centro de Mxico, el cualposea un bagaje cultural ntimamente ligado a la tradi

    cin tolteca. En virtud de su espritu guerrero y su vocacin comercial, estos grupos avasallaron, a corto plazo,

    a los pobladores de la regin. Mediante mecanismos derivados del control ideolgico (la religin) y militar, estos

    grupos impusieron una estructura econmica que privilegi la produccin de bienes destinados al intercambio yal dominio de las rutas comerciales. La ciudad prehisp-

    nica de El Chanal da cuenta del xito obtenido en la conformacin de vastos contingentes de artesanos dedicados

    a la produccin de objetos destinados al intercambio. ElChanal detent el poder poltico y religioso a partir de la

    institucionalizacin de la religin y de una ideologa mi

    litarista. La primera se confirma por la frecuente representacin de imgenes de Tlloc, Ehcatl y Xipe-Ttec; la

    segunda, a partir de la recuperacin de grandes guerreros modelados en arcilla. La presencia de abundantes gli

    fo s calendricos labrados en lpidas de piedra da c u e n t a ,a su vez, del uso del calendario ya como una forma de

    controlar los tiempos de riegos y cosechas, ya como unmecanismo para consignar eventos que legitimaban a loslinajes gobernantes.

    La arqueologa, como pudo apreciar el lector, encuentra en Colima una inapreciable fuente de tareas destinada s a esclarecer la multiplicidad de eventos que permitieron el surgimiento de sociedades cuya expresin

    material da cuenta de pueblos sumamente creativos. Aesta indiscutible sensibilidad se agrega, adems, la novedosa evidencia que deja en claro la complejidad que al

    canzaron sus organizaciones sociales y su filiacin indiscutiblemente mesoamericana.

    Ma. de los ngeles Olay Barrientos. Arqueloga por la E N A H . Maestra enhistoria por la Universidad de Colima y candidato a doctor en antropologa por el ciESAs/Mxico. Investigadora del Centro INA H Colima.

    L A A R Q U E O L O G A D E C O L I M A /

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    14/84

    COLIMA PREHISPANICA

    UNA HISTORIA POR DESCUBRIR

    JUAN CARLOS REYES G.

    El glifo de Colima est formado por la imagen de un brazo

    flexionado con agua brotando de l; significa "donde manda odomina el viejo", haciendo referencia al volcn (co//, "torcido, viejo";

    ma, de maitl, "mano"; n, locativo). Matrcula de Tributos, lm. 18.

    La evidencia ms temprana de poblamiento en territorio col mense pertenece a la denominada fase Capacha, quecomenz alrededor de 1500 a.C. Se trata de la evidencia deun pueblo tan antiguo como el de los olmecas del Golfo

    pero que se desarroll de manera independiente y forj unatradicin cultural propia, cuya influencia ab arc la parte nu

    clear del Occidente mexicano: Colima, Jalisco y Nayar i t .De la cultura Capacha solamente conocemos su cer

    mica, cuyas formas y decoraciones caractersticas facilitan

    su identificacin pero poco nos dicen de la vida de suscreadores, excepto que se trataba de un pueblo que prac

    ticaba ritos funerarios, con todo lo que ello implica en trminos de desarrollo cultural. Por otra parte, esto tambin

    indica que dicha cultura parece haber tenido ms vnculos con las culturas del sur y el centro de Amrica que conel resto de las mesoamericanas, idea controversial en otros

    tiempos sta de los contactos peridicos y continuadosentre el Occidente de Mxico y pueblos sudamericanos,

    y que actualmente es una teora ampliamen te a c e p t a d a .

    CON TACTO Y COM ER CIO CON CEN TR O Y S UDAM R ICA

    Las caractersticas de la cermica Capacha han llevad

    los arquelogos a proponer que entre 1500 y 1100 a.Cpueblo que la fabric mantuvo relaciones con las cult

    Valdivia y Machalilla del Ecuador.Posteriormente, alrededor de 500 a.C, los pueblos

    Occidente mexicano comenzaron a utilizar tumbas de

    similares a las de Colombia y Ecuador. Otros eleme

    sugieren la posibilidad de que cerca de 800 d.C. lo smen ses tuvieron contacto con pueblos de las provincentroamericanas de Guanacaste y Gran N i c o y a . Entrms recientes descubrimientos que avalan ese contactotn las osamentas y las primeras representaciones derros pelones -izcuintli- en la cultura Mochica de Per,

    fecha de alrededor de 750 d.C, la cual coincide con elmento en que surgen las tecnologas metalrgicas par

    trabajo del cobre en la regin de Colima-Michoacn, pticadas con anterioridad por los pueblos sudamerican

    12 / ARQUEOLOGA MEXICANA

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    15/84

    Es igualmente aceptado que dichas relaciones se establecieron por medio de la navegacin de cabotaje, siguiendo la costa del Pacfico. Los hallazgos del puerto prehispnico de Playa

    el Tesoro , cuyos materiales estn fecha dos entre 200 y 700

    d.C. -es decir, abarcan del final de la fase Ortices (500 a.C -500 d.C.) hasta el inicio de la fase Armera (500 d.C.-1000: : . C . ) - , apoyan la teora del contacto y comercio martimo deLarga duracin.

    Esta teora explica en cierta medida que el desarrollo cultu

    ral caracterstico de Occidente sea distinto al de la tradicin me-soamericana, lo que se ve fortalecido en el caso de Colima porla barrera que signific la presencia del imperio purpecha.

    INTERIOR DE COLIMA

    Asimismo, hacia el interior de la regin de Colima, las dife

    rencias de estilo y tcnicas de decoracin cermica entre la

    produccin de los pueblos Capacha y los de la fase siguien

    te . Ortices, muestran que a partir del siglo v a.C. se desarrollaron en forma paralela dos tradiciones culturales distintas,

    en un mismo espacio: grosso modo, las faldas del Volcn deFuego y las cuencas de los ros Armera y Salado. Posible

    mente se trat del arribo de una oleada de inmigrantes, que

    poco a poco desplazaron a los antiguos capachas.Si bien es cierto que en la fase Ortices y en las subsecuen

    tes, Cmala (100 d.C.-700 d.C), Colima (400 d.C-600 d.C.) yArmera, en cada una, se desarroll una cultura con elemen

    tos distintivos, tambin lo es que compartieron tantos rasgosque resulta evidente que hubo continuidad en la evolucin

    de la cultura local. Las tumbas de tiro, por ejemplo, construi

    das en la fase Ortices fueron reutilizadas por gente de otros

    pueblos, aos y quiz siglos despus, pero siempre con el

    mismo fin, e incluso muchas veces sin retirar los restos de sus

    antiguos ocupantes. De la misma manera, en todas las fases

    mencionadas estn prcticamente ausentes las deidades del

    panten mesoamericano. Todos aquellos pueblos produjeron

    figurillas slidas "naturalistas", con representaciones de hombres y animales en actitudes cotidianas y especiales -escenas

    rituales o ceremoniales-, tradicin que en la fase Cmala seplasm en figuras huecas rojo bruido, hoy tan apreciadas porsus cualidades escultricas.

    Gracias a esas figurillas, slidas y huecas, podemos entre

    ver mucho de la vida de aquella gente. La representacin de

    una gran variedad de animales y frutos nos habla de su pro-rundo conocimiento del entorno, que sin duda aprovecharonde manera intensiva. Tambin se muestra a una sociedad agr

    cola y guerrera, al parecer dividida en clanes y con poca es

    tratificacin social hacia el interior, aunque s encabezada porseores guerreros y en la que los chamanes tuvieron gran pre-

    Lpida con glifo. Se

    encuentra en la escalinata

    central de la Estructura

    III, El Chanal, Colima.

    Posclsico Tardo.FOTO: RAFAEL DONIZ / RACES

    Los arquelogos han propuesto que en distintos periodo

    la regin de Colima mantuvo contacto con las culturas

    deSudamrica, lo que se manifiesta, entre otrosaspectos, en similitudes en la cermica. Es posible

    que dichas relaciones se establecieran por medio de la

    navegacin de cabotaje, siguiendo la costa del Pacfico

    COLIMA PREHISPNICA

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    16/84

    sencia, como lo indican las muchas representaciones de un

    y otros. Las escasas evidencias de reas de vivienda -casi totalidad de los objetos conocidos proceden de contextos fnerarios- hace suponer que haba comunidades de cuan

    mucho unos pocos cientos de individuos, asentados en foma ms o menos dispersa alrededor de incipientes centros c

    remoniales, los cuales estaban compuestos por pequeas p

    zas rodeadas de mo n t c u l o s .Su indumentaria fue muy variada; sin embargo, la mayor

    tanto hombres como mujeres, portaba un faldelln o un endo y llevaba el torso desnudo. Cultivaban y tejan el algod

    y seguramente utilizaron los abundantes recursos de la regipara teir: palo de tinte, ail, grana y caracol prpura. Igu

    mente diversos fueron sus a d o r n o s : joyera de concha y carcol, cobre, piedras finas y posiblemente coral, as como pi

    tura corporal; en algunos casos parecen haber practicado escarificacin. Los chamanes se representan caracterizadcon un casco o tocado, rematado por un elemento que sem

    ja un cuerno. Los guerreros, por su parte, adems de llevar

    mas -lanzas, hondas, mazas-, usaban complejos tocados y ocasiones mscaras, petos y escudos rectangulares, desconcidos para el resto de Mxico.

    Su situacin de relativo aislamiento respecto a M e s o a m ca comienza a desdibujarse durante la fase Armera. Es poble que esto se debiera a la llegada de nuevos grupos de inm

    grantes, de tradicin nahua, o a la intensificacin del comerccon las culturas asentadas en el altiplano, o a ambas c o s a s . Etre los aspectos que indican este cambio se encuentran la apricin de construcciones defensivas, cambios estilsticos en

    decoracin de la cermica y un incremento en la produccide " do l o s " de piedra. En la fase Armera aparecen tambin lprimeras representaciones de deidades tpicamente m e s o a mr i cana s , entre las que destacan Tlloc y Huehuetotl.PRI MERAS CI UD AD ES

    La fase Chanal (600-1500 d.C.) marca el rompimiento defintivo con la antigua tradicin local y el fortalecimiento de la ifluencia de los pueblos de la Mesoamrica central. La estra

    ficacin social se hace ms evidente con la aparicin de grandcentros ceremoniales y la separacin de las reas habitacina l e s . Por su extensin, sitios como El Chanal y La Campapueden ser considerados las primeras "ciudades" que albe

    garon a varios miles de individuos. Se trata de sitios confomados por grandes plazas rodeadas por plataformas piram

    dales, con talud y escalinatas -algunas adornadas en el peracon lozas de piedra que llevan labrados los primeros.signcalendricos-, as como por juegos de pelota. La construcci

    de estos sitios se caracteriza por el uso de piedra de ro enrecubrimiento de los edificios.

    Hacia 1000 d.C. aparece un estilo cermico que represe

    ta una nueva tradicin en Colima, la fase denominada Pequillos, cuyos asentamientos se limitaron a la parte baja de

    cuenca del ro Armera. La notable diferencia con los estilcermicos anteriores, y aun con sus contemporneos -fase A

    mera-, sugiere que se trat de la inmigracin tarda de un grpo que, ya asentado en Colima, logr mantenerse relativ

    14 / A R Q U E O L O G A M E X I C A N A

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    17/84

    mente aislado de sus vecinos. Es posible que a finales del sigloi : " principios del xvi la gente de estos pueblos de la fase Pe-n : uilos dominara el valle de Tecomn, lo que implicara qu e: : r iormaban el seoro que los espaoles llamaron Aliman, ydisputara el control de las salinas de la costa, particularmentelas de la desembocadura del ro Armera -Tecpa y Petlazone-: ; - con los pueblos del seoro de Coliman, al parecer encabezado por el pueblo de Ixtlahuacn. Esta disputa persisti despus de la Conquista y de hecho se alarg hasta el fin delvirreinato. De ser cierta esta hiptesis, habran sido los pueblos

    e la fase Periquillos-Aliman quienes enfrentaron y derrotarona los espaoles en su primera incursin a territorio c o l m e n s e .

    Segn testimonios del siglo xvi , particularmente la Relacinsumaria del oidor Lorenzo Lebrn de Quiones ( 1 5 5 1 - 1 5 5 4 ) ,a finales del siglo xv Colima -considerado en sus actuales lmites territoriales- estaba ocupado por al menos tres seoroso hueytlatoanazgos: Coliman (valles de Colima y cuenca delro Salado), Aliman (valle de Tecomn) y Cihuatln-Tepeti-

    :ango (valles entre los ros Chacala y Armera). De stos, elprimero habra sido el dominante, encabezado por el "granseor" al que hace referencia Hernn Corts en su tercera car-zi de relacin, sin mencionar su nombre, quien los liber delimperio purpecha.

    De acuerdo con la Relacin de Micboacn, Coliman fueconquistado por Tzitzipandaquare, hijo del cazonzi Tang oa-

    xoan I, y permaneci bajo su dominio hasta ca. 1480. Debidoa que en la Matricula de ThutosQm. 18) y en el Cdice Men-docinoQm. 40) aparece el glifo de "Coliman", se ha dado porhecho que Colima en algn momento fue tributario del impe

    rio me x i c a ; sin embargo, la identidad del Colima mencionadoen dichos cdices es algo que an est sujeto a discusin.

    Otro supuesto muy difundido en la historiografa regional

    es la existencia en la poca prehispnica de una "confederacin chimalhuacana" que, encabezada por el seoro de Co

    liman, se habra constituido para defender de las incursionespurpechas las salinas de la cuenca de Sayula-Zacoalco situadas en territorio del actual Jal isco , durant e las llamadas "gue

    rras del salitre". Hoy sabemos que la mtica confederacin surgi de la imaginacin de los historiadores jaliscienses de

    principios del siglo x i x , para fundamentar la existencia de unaorganizacin regional prehispnica que sirviera de antece

    dente al anhelado federalismo de la naciente Repblica.En resumen, la historia prehispnica de Colima es tan su-

    gerente como desconocida; por ello es un venero de hipte

    sis y se ha convertido en tierra frtil para la creacin de mitos

    h i s t o r i o g r f i c o s . Tras dcadas de vaco, despus de los t r a ba -ios de Isabel Kelly es hasta ahora cuando nuevos descubrimiento arqueolgicos, realizados bajo control y con metodo

    loga cientfica, comienzan a aportar los datos y pistas queadecuada e imaginativamente interpretadas algn da nos permitirn reconstruirla. Por el momento es una historia que si

    gue pendiente: est por descubrirse.

    Juan Carlos Reyes G. Titular de la Direccin de Investigaciones Histricas dela Secretara de Cultura de Colima. Coordinador acadmico del Proyecto Historia General de Colima y autor de varios libros y artculos sobre Colima enel periodo virreinal. Es especialista en historia de la sal en Mxico.

    COLIMA PREHISPNICA / 1 5

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    18/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    19/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    20/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    21/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    22/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    23/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    24/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    25/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    26/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    27/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    28/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    29/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    30/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    31/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    32/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    33/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    34/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    35/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    36/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    37/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    38/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    39/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    40/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    41/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    42/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    43/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    44/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    45/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    46/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    47/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    48/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    49/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    50/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    51/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    52/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    53/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    54/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    55/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    56/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    57/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    58/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    59/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    60/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    61/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    62/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    63/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    64/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    65/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    66/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    67/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    68/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    69/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    70/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    71/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    72/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    73/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    74/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    75/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    76/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    77/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    78/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    79/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    80/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    81/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    82/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    83/84

  • 8/9/2019 Los tesoros de Colima

    84/84