Click here to load reader

EL COMUNISMO LIBERTARIO EN EL · Web viewEl marxismo como corriente política organizada superó al anarquismo en las décadas de 1880 y 1890. Para cuando éste empezó a tener una

  • View
    218

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of EL COMUNISMO LIBERTARIO EN EL · Web viewEl marxismo como corriente política organizada...

EL COMUNISMO LIBERTARIO EN EL MOVIMIENTO ANARQUISTA

El comunismo libertario en el movimiento anarquista.

Historia de una tendencia.

1 Parte 1868-1950

Este texto pretende derramar luz sobre la teora revolucionaria aportada por el movimiento anarquista desde su creacin a partir de laAlianza por la Democracia Socialista, en 1868, hasta el perodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, momento en que la corriente libertario sufri un profundo corte generacional. Este texto ser completado por otro estudio de la poca de la posguerra de la segunda guerra mundial hasta nuestros das.

Como dice el subttulo, se trata de una historia de la tendencia comunista libertaria o anarco-comunista, poniendo nfasis en las propuestas concretas tanto tericas como prcticas de las diferentes organizaciones del movimiento libertario a lo largo de su historia. Intentando analizar aciertos y errores, trataremos de llegar a unas conclusiones bsicas que le dan forma a la tendencia en nuestros das.

Anarquistas: partido o anti-partido?

En la historia del anarquismo como movimiento poltico rara vez se ha utilizado la palabraPartidopara designar a una organizacin libertaria. Esto se debe a la mala fama que empez a tener el parlamentarismo en los medios obreros a partir de la segunda mitad del siglo XIX. El parlamentarismo se entiende como la forma de gobierno basada en el juego democrtico de los partidos polticos que se disputan un parlamento y, mediante ello, el control de las instituciones del estado. De esta forma los partidos controlan los mecanismos del poder estatal, y desde all, a las personas y los pueblos, los voten o no.

Est poco difundido que, en su militancia activa Pierre Joseph Proudhon, prob suerte como diputado. Proudhon era bien conocido en el Pars de finales de la dcada de 1840 por su labor periodstica. En 1848 se present por la Asamblea Constituyente de la Segunda Repblica. Despus de un primer intento fallido en abril, fue elegido en las elecciones de junio de ese ao. Sin embargo, su estancia en la Asamblea Nacional francesa dur apenas tres meses, ya que nada ms ser elegido tom parte por los obreros en la insurreccin de junio, aunque con una cierta actitud conciliadora. A pesar de ello, su presencia en el parlamento sirvi para que por primera vez se sintieran discursos contra la propiedad privada e insultos contra el presidente Luis Napolen Bonaparte (despus conocido como Napolen III), lo que le llev a prisin [1]. Ni el parlamento ni la crcel lograron aplacar su espritu rebelde y continu escribiendo valiosas obras hasta su muerte.

Los parlamentos burgueses nunca han sido prioridad en el accionar poltico de los anarquistas. Despus de la desagradable experiencia vivida por Proudhon y otros, participar en las instituciones del estado fue visto cada vez ms con peores ojos. Una cuestin importante constituye la constatacin de no poder cambiar nada desde esta institucin, dada la impotencia de ser siempre la minora de la minora. Ms tarde se desarrollara un desagrado visceral hacia el parlamentarismo que, a pesar de tener causas totalmente justificadas, iba ms all de lo racional. Por ejemplo, para la poca de Kropotkin, ya era habitual considerar que quienes participaban en el parlamento era ms que probable que fueran sobornados de una manera u otra por el enemigo de clase. Quien se dedicaba a la poltica partidaria lo haca a menudo para enriquecerse personalmente. No ha cambiado demasiado el concepto en el siglo XXI.

El anti-parlamentarismo incluso traspas fronteras ideolgicas y tambin fue compartido por algunos grupos marxistas. Durante la primera etapa de los partidos comunistas en Europa (1919-1923) gran parte de los cuales era furibundamente anti-parlamentaria. Tanto era as que tuvo que tomar cartas en el asunto el propio Lenin para disciplinar a tanta organizacin dscola que se negaba a aceptar que participar en la poltica de los parlamentos. En el comunismo entonces predominaban las corrientes revolucionarias, contra los que Lenin escribi su obraEl izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo[2].

Los bolcheviques comenzaron su lucha victoriosa contra la repblica parlamentaria (burguesa de hecho) y contra los mencheviques con suma prudencia y no la prepararon, ni mucho menos, tan sencillamente como hoy piensan muchos en Europa y Amrica. En el principio del perodo mencionado no fuimos incitar a derribar el gobierno, sino que explicamos la imposibilidad de hacerlo sin modificar previamente la composicin y el estado de espritu de los Soviets. No declaramos el boicot al parlamento burgus, en la Asamblea Constituyente, sino que dijimos, a partir de la Conferencia de nuestro Partido, celebrada en abril de 1917, dijimos oficialmente, en nombre del Partido, que una repblica burguesa, con una Asamblea Constituyente, era preferible a la misma repblica sin Constituyente, pero que la repblica obrera y campesina sovitica es mejor que cualquier repblica democrtico-burguesa, parlamentaria. Sin esta preparacin prudente, minuciosa, circunspecta y prolongada, no hubiramos podido conseguir ni consolidar la victoria en octubre de 1917. [3]

De todos modos el parlamentarismo es una cosa y los partidos otra. Cuando Marx y Engels fundan laLiga Comunista no piensan nunca a presentarse a ninguna eleccin. Se trata de una organizacin poltica de militantes. A este tipo de organizaciones se las conoce porpartido de cuadros,organizacin de militantes u organizacin de cuadros. Los anarquistas prefieren decirle organizacin de militantes y los marxistas partido u organizacin de cuadros. La idea bsica es que se trata de una organizacin que tiene militantes con una experiencia poltica basada en unas lneas programticas. La funcin de estos militantes -o cuadros- es la de influir en un cuerpo social ms grande que el de su propia organizacin. Es decir, que el programa de su organizacin sea asumido tambin por una organizacin de masas. Uncuadro, adems, no necesitara estar conectado directamente con su organizacin, ya que gran parte de su militancia la har tomando decisiones de forma autnoma pero insertado en las organizaciones de masas, siempre en lnea con su programa.

Y todo esto por qu? Pues porque tanto el parlamentarismo como las organizaciones de militantes o los partidos de cuadros son formas de encarar la cuestin del poder. El poder est en manos de una clase social, que se ha denominado histricamenteburguesa. Y la clase explotada, supeditada a la otra, la clase obrera, es quien trabaja para ella. Esta clase, si quiere algn da librarse de la explotacin deber organizarse para arrebatarle el poder a la otra. Es por ello por lo que algunas corrientes polticas apuestan por hacerlo mediante una acumulacin de poder institucional -parlamentario- y otros mediante la conquista rpida (ya menudo violenta) del poder, revolucionario.

Este poder, aunque se tome de forma abstracta, tiene manifestaciones muy concretas. La ms poderosa es el Estado, que no es ms que una serie de instituciones que le sirven de herramientas a quien ostenta el poder para poder mantener mejor. El Estado defiende unos intereses de clase muy claros, aunque en algunas ocasiones, por pura estrategia, decida que no es mala idea de vez en cuando echar una mano a la clase explotada. Y en contra de este poder y de ese Estado, se alzan los grupos revolucionarios que se organizan como mejor saben y pueden.

En 1897 hubo un debate dentro del movimiento libertario italiano, sobre si apoyar al partido socialista, que impulsaba por aquellas elecciones una especie de candidaturas protesta entre dos figuras del anarquismo. Por un lado Saverio Merlino defenda participar, sin esperar nada. Por otra Errico Malatesta le respondi con una serie de textos que pusieron una base terica del antiparlamentarismo actual del movimiento libertario. [4]

Yo creo que nosotros, combatiendo a ultranza, como lo hemos hecho, el parlamentarismo, nos hemos pegado los dedos: porque hemos contribuido a crear esta horrible indiferencia de la poblacin, no slo por el sistema parlamentario, sino tambin por las libertades constitucionales, de forma que el gobierno ha podido violarlas impunemente sin que un solo grito de protesta se haya alzado de los hijos de aquellos que dieron su vida para conquistarlas.

Lo que es contrario a nuestros principios es el parlamentarismo, en todas sus formas y gradaciones. Consideramos que la lucha electoral y parlamentaria educa al parlamentarismo y acaba por transformar en parlamentaristas a quienes la practican. [] Para nosotros, en cambio, la abstencin est estrechamente ligada con las finalidades de nuestro partido. Cuando llegue la revolucin nos negaremos a reconocer los nuevos gobiernos que traten de implantarse, no queremos darle a nadie ningn mandato legislativo; por lo tanto, tenemos la necesidad de que el pueblo tenga repugnancia a las elecciones, se niegue a delegar en otros la organizacin del nuevo estado de cosas, y que, ms bien, se encuentre en la necesidad de actuar por s mismo. [] Debemos hacer que los obreros se habiten desde ahora a regular por s mismos sus propios asuntos y no sigan con su tendencia a delegar en otros.

Aunque no sea muy conocido, en el bando antiautoritario tambin han existido organizaciones de militantes (se intuye que Malatesta se consideraba parte de una). Es la intencin de este artculo dar a conocer intentos previos de grupos y organizaciones libertarias histricas que han defendido esta forma de funcionamiento y otras que aunque no son exactamente as (algunas federaciones anarquistas, organizaciones libertarias sociales), son compatibles. As pues, en este artculo cuando hablamos del partido de los anarquistas, lo hacemos siguiendo como entenda Malatesta, que es ms o menos lo que entiende laGran Enciclopedia Catalana (GEC), que dice as:

Agrupacin de personas dedicadas a la poltica que participan en la vida pblica de una sociedad.

Search related