Marvin Harris - Teorias sobre la cultura en la era

  • View
    69

  • Download
    10

Embed Size (px)

Text of Marvin Harris - Teorias sobre la cultura en la era

  • Acerca del autor

    l\. Irarvin Harris fue miembro del profesorado del Departamento delV.lAntropologa de la Universidad de Columbia de 1953 a 1980,que presidi de 1%3 a 1%6. Desde 1980 fue catedrtico de investiga-cin en la Universidad de Florida. Asimismo, realiz trabajos de cam-po en Brasil. Mozambique, India y el este de Harlem.

    De sus diecisiete libros, los ms influyentes son The rise 01anthro-pological theory: A history ofmeones 01 culture, 1968 (El desarrollode la teora antropolgica, Siglo XXI, Madrid, 1999); Culture, people,narure. siete ediciones (Introduccin a la antropologa general, Alianza,Madrid, 1995); Cows, pigs, wars ami witches: Riddles 01 culture, 1974(Vacas, cerdos, guerras y brujas: los enigmas de la cultura, Alianza,Madrid. 1994); Cannibals and kings, 1977 (Canbales y reyes, Alian-za, Madrid, 1995); Cultural materalsm: The struggle for a scence 01culture, 1979 (El materialismo cultural, Alianza, Madrid, 1994), YOurkind, 1989 (Nuestra especie, Alianza. Madrid, 1994). Sus obras se hantraducido a diecisis idiomas. En 1991, El desarrollo de la teora an-tropolgica recibi la calificacin de clsico de las ciencias sociales.

    Harris fue tambin presidente honorfico de la Divisin de Antro-pologa General de la Asociacin Norteamericana de Antropologa ylector emrito de dicha organizacin desde 1991.

  • ----o

    Prefacio y agradecimientos

    E ste ao es el trigsimodesde la publicacin de El desarrollode la teo-ra antropol6gica, conocida por amigos y detractores como RAT.Haba abrigado la esperanza de celebrar esta efemrides redactando unanueva edicin, pero la tarea result demasiado ambiciosa. El presentevolumen constituye un proyecto mucho ms modesto, consistente en unesbozo de los temas y problemas que deben abordarse despus de tresdcadas de discusin intelectual entre los antroplogos.

    Debo confesar que el giro que ha dado la teora -alejndose de losenfoques procesuales de orientacin cientfica y aproximndose a unposmodernismo del todo vales-e- ha sido mucho ms influyente de loque haba credo cuando estudi lo ocurrido desde finales de los aossesenta. Tan influyente fue que tentado he estado de llamar a este volu-men FAT,., The PaJI ofAmhropological Theory.'

    Pero la victoria del posmodemsmo dista de ser absoluta y en modoalguno permanente. Se multiplican los indicios de que el interpretacio-nsmo, la ebiopotica y otros enfoques crtico-literarios de la culturahan tocado techo, Espero que este libro contribuya a empujar el pndu-lo hacia el planteamiento de vocacin cientfica. (Que los prepotentesque robaron la cultura la devuelvan.)

    Lo que no equivale a decir que las teoras de orientacin cientficavayan a ser necesariamente el sumnuun bonum de la era posmodema.Pues no hay que olvidar la cuestin del tipo de pensamiento cientfico

    I . El autor hace un juego de palabras con las siglas del tulo ingls de su obra msconocida, o ~rat>o, es decir, 'rata', y las delltulo que se plante dar a este volumen, o fal,.,que vale por 'obeso', pero tambin 'obruso'. (N. del r.)

  • 12 Teoras sobre la cullura en la era posmodema

    que se escoge. A este respecto nos encontramos ante un fenmeno taninesperado y desazonador como el interpretacionismo del todo valeo la etnopotca: un renacimiento militante de varios puntos de vistasocial-darwinistas. raciolgicos, racistas y de otras doctrinas biologicis-las que abogan abiertamente por el fin de la ciencia social tal y como laconocemos.

    Desde la privilegiada atalaya de finales de la dcada de los sesenta,quin podra haber predicho que volvera a imponerse, a finales de losnoventa, la pretensin de medir las diferencias raciales mediante los testsde inteligencia? que se seguiran utilizando los resultados de estostests como una excusa para tolerar la pobreza y la desigualdad, aunquenadie sepa a ciencia cierta qu miden los tests de inteligencia, ni tam-poco determinar qu razas son vlidas desde el punto de vista biolgico,ni tan siquiera enumerar las razas que existen realmente? La raciologa(corriente que postula una visin exclusivamente en trminos de raza) yel racismo no son slo populares entre las mayoras dominantes. Consus pretensiones de superioridad fsica y moral, su bsqueda alucinadade races y ancestros y su insistencia en que son las nicas que tienenla autoridad y la competencia para comprender sus culturas y escribir suverdadera historia, las minoras dominadas son a menudo quienes msdesvirtan la realidad.

    Al mismo tiempo, los intentos decimonnicos de utilizar la biologadarwiniana para explicar las diferencias y semejanzas culturales han ce-rrado el crculo. Estos esfuerzos por -bologizar- la cultura se articulanen tomo a la seleccin natural del buen Dios y el xito reproductivo. Perotodo el mundo sabe (o debera saber) que el atributo ms distintivo de lacultura es precisamente su plasticidad y su capacidad de evolucionar in-dependientemente de los cambios en los genomas.

    En los captulos que siguen se abordan otras cuestiones tericas igual-~~levanles. Entre ellas, la definicin de la cultura, la indispensabledistincin entre perspectivas emics y etics, la lucha por seguir conside-

    ~ el compo~miento como un componente del mbito cultural, elelusivo Santo Gnal del holismo y los procesos responsables de la evo-lucin macrocultural.

    C~ ~Iante.arse legtimamente si lodos estos captulos responden aun pnncrpio umficador que justifique su inclusin en un solo libro. Na-

    ~lmen~, todas ~s cuestiones son abordadas de acuerdo con los prn-CipIOS epsremolgcos y tericos del materialismo cultural y, aunque slo

    Prefacio y agradecimientos 13

    fuera por ello, constituyen un conjunto homogneo. Pero, de una mane-ra ms concreta, he agrupado estos captulos porque tratan de una seriebsica de bloqueos intelectuales que debemos despejar antes de podercomenzar a reconstruir una ciencia viable de la cultura de entre las runasdel posmodemisrno,

    Quisiera aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a mis nu-merosos y maravillosos colegas y antiguos alumnos, que me han ayuda-do directa o indirectamente a escribir este libro. Estoy tambin en deudacon las personas de la editorial AltaMira Press por hacerme partcipe desu clarividencia y sus conocimientos.

    MARVIN HARRIsCranberry Is1and, Maine

  • -- Primera parte --

    Conceptualizacinde la cultura

  • 1~-

    Qu es (son) la(s) cultura(s)?

    Definiciones

    El nico ingrediente fidedigno que contienen las definiciones antro-polgicas de la cultura es de tipo negativo: la cultura no es lo quese obtiene estudiando a Shakespeare, escuchando msica clsica o asis-tiendo a clases de historia del arte. Ms all de esta negacin impera laconfusin. Para algunos antroplogos, la cultura consiste en los valo-res, motivaciones, normas y contenidos tico-morales dominantes en unsistema social. Para otros, la cultura abarca no slo los valores y lasideas, sino todo el conjunto de instituciones por las que se rigen loshombres. Algunos antroplogos consideran que la cultura consiste exclu-sivamente en los modos de pensamiento y comportamiento aprendidos,mientras que otros atribuyen mayor importancia a las influencias gen-ticas en el repertorio de los rasgos culturales. Por ltimo, unos opinanque la cultura consiste exclusivamente en pensamientos o ideas, mientrasque otros defienden que consta tanto de los pensamientos e ideas comode las actividades anejas a los mismos. Mi postura personal es que unacultura es el modo socialmente aprendido de vida que se encuentra en lassociedades humanas y que abarca todos los aspectos de la vida social,incluidos el pensamiento y el comportamiento.

    En cuanto a la combinacin de influencias genticas o aprendidas queconfiguran los rasgos culturales particulares, en mi opinin se trata deun problema emprico. Sin embargo, parece incontrovertible que la granmayora de los rasgos culturales estn configurados abrumadoramentepor una enseanza socialmente condicionada. Abordar ms detenida-mente esta cuestin ms adelante. Resolvamos primero el problema de

  • 18 Teoras sobre la cultura en la era posmodema

    si la cultura debe considerarse constituida slo por ideas o por ideas ycomportamiento.

    Memes

    William Durham (1991) ha defendido enrgicamente la definicinideacional! de la cultura, insistiendo en la conveniencia de estableceruna distincin entre cultura y comportamiento humano. Durham no estsolo: la mayoa de los antroplogos contemporneos mantiene que lacultura consiste exclusivamente en entidades ideacionales o mentalescompartidas y transmitidas socialmente, como valores, ideas, creenciasy otras afines, a los espritus de los seres humanos 0991:3). Durhamagrupa estos hechos mentales bajo el trmino genrico de meme, unapalabra inventada por Richard Dawkins (1976). Para Durham, el memees la unidad fundamental de informacin almacenada en el cerebro,transmitida mediante un aprendizaje social y modificada por las fuerzasselectivas de la evolucin cultural

    En mi opinin, extirpar el comportamiento de la cultura no constitu-ye una mera deficiencia en la definicin, sino que implica ciertas diferen-cias tericas fundamentales entre dos modos de concebir el empeo an-tropolgico. Desde el punto de vista ideacional, la relacin entre memesy comportamiento esconde una opcin doctrinal muy concreta, como esque las ideas determinan el comportamiento. Las ideas de nuestra menteguan nuestro comportamiento. Se trata de una relacin asimtrica. Losmemes ejercen la funcin de gua del comportamiento, pero el com-porrememo no hace las veces de gua de los memes. La cultura es lafbrica del significado con arreglo al cual los seres humanos interpretansu experiencia y guan sus acciones.. (Geertz 1973;144-145).

    Supongamos de momento que las ideas guan el comportamientopero el comportamiento no gua las ideas. Por qu debera esta subor-dinacin de la conducta a las ideas conducir a la exclusin del compor-tamiento del